Posturas de yoga

Yoga en Málaga » Ágape Yoga Málaga » Posturas de yoga

 

La mejor definición que he podido leer sobre asana, que es la palabra que utilizamos en sánscrito para referirnos a las posturas de yoga, fue dicha por el maestro BKS Iyengar y en tan solo un frase resume la esencia de la práctica física de yoga: Asana es toda postura firme y cómoda. 

Dicho de otra forma, lo que diferencia las acrobacias de la práctica de yoga es el estado de presencia en el cual nos encontramos. Ese estado de quietud y estabilidad es lo que nos permite llamar asanas a los movimientos meditativos que realizamos sobre la esterilla. Y, precisamente, con una práctica constante y siendo cada vez más conscientes sobre la relación que existe entre el cuerpo físico, el mental y el emocional – mediante nuestra respiración – podremos ir transformando cada acto en meditación… ¡E ir sintiendo el yoga en cada paso!

Partiendo de esto, en el artículo de hoy de Ágape Yoga Málaga, te invitamos a explorar de forma genérica, cuales son los tipos de posturas de yoga que podemos encontrar durante las clases a las que asistimos y, sobre todo, te brindamos un pequeño esquema teórico que le aporte mucho más a tu práctica.

Posturas de yoga de pie

Las posturas de pie son las fundaciones de la práctica de yoga. Sobre nuestros pies empezamos a experimentar el soporte que mantiene alineado el cuerpo físico… ¡La alineación de nuestra pelvis, torso y espalda nacen de ese primer contacto de los metatarsos de los pies a la esterilla! Las sensaciones de ecuanimidad y balance vienen de las posturas de pie, principalmente de nuestra postura fundacional de Tadasana – la montaña. Éste inmenso grupo de posturas energeticamente las relacionamos con el primer chakra, el chakra raíz, el cual nos alinea con la tierra y nos dota de sus infinitas cualidades: abundancia, prosperidad y sobre todo, ¡firmeza!

Podemos dividir las posturas de pie en dos grandes grupos en función de los músculos que activamos en cada una de ellas.

Rotación externa

En este primer apartado de posturas de pie, encontramos todas aquellas asanas en las que rotamos el fémur externamente. Enfatizan en estirar la ingle interna y los muslos mientras fortalecen los músculos abductores. Para verlos de una forma más sencilla, ¡Rotamos externamente cada vez que abrimos la cadera de forma horizontal! Podemos agrupar en este renglón a Utthita Trikonasana – postura del triángulo, Virabhadrasana II – guerrero dos, Parsvakonasana – postura del ángulo diagonal extendido e incluso, incluir posturas de balance como lo son Vrksasana – postura del árbol y Utthita Hasta Padangustasana.

Rotación interna

Si seguimos mencionando las posturas de pie, tenemos por otro lado todas aquellas que estiran los músculos abductores  enfocándose en trabajar los aductores. Las identificamos como aquella familia de asanas en donde nos movemos en un eje vertical. Aquí podemos encontrar a Parsvottanasa – la garza, Parivrtta Trikonasana – triángulo en torsión, Virabhadrasana I – guerrero uno y Virabhadrasana III.

Postura de yoga de fuerza

En la familia de posturas de fuerza englobamos todas aquellas asanas en las cuales apoyamos el peso de nuestro cuerpo sobre brazos o antebrazos. Incluimos de igual manera aquellas posturas en donde trabajamos directamente nuestra área abdominal. Son asanas en donde nos enfocamos en el trabajo de la disciplina a nivel emocional y donde centramos la atención en la espina dorsal, la pelvis y los músculos abdominales a nivel físico. Las más conocidas en esta gama de posturas son Navasana – postura del bote, Adho Mukha Svanasana – perro que mira hacia abajo,  Chaturanga Dandasana – flexión y Makarasana – el delfín. Sin duda alguna, esta familia de posturas nos apuntan emocionalmente a nuestro chakra de voluntad, ya que como decía Rafa, uno de mis grandes maestros, son el antídoto contra la pereza.

Posturas de yoga de balance sobre manos

¡Focus! Eso es lo indispensable para mantener el peso del cuerpo sobre las manos. Posturas como Bakasana – el cuervo, Parsva Bakasana – cuervo en torsión y Astavakrasana, nos trabajan el miedo a caer y al mismo tiempo, apuntan directamente a  nuestro ego ya que ¡no tenemos el control! La familia de balance sobre brazos son perfectas para cultivar nuestra humildad, la confianza en nosotros y, ¿por qué no? Le dan un tono juguetón a la clase ya que es el momento de reírnos de la torpeza de nosotros mismos.

Posturas de yoga de apertura de pecho

En un primer nivel físico, las aperturas de pecho tienen como propósito abrir todos los canales energéticos y respiratorios en la parte frontal del cuerpo. Sin embargo, trabajar la compasión y el amor propio es en donde ponen su mirada la inmensa cantidad de posturas de apertura de pecho, ¡ensanchando el corazón! Estas posturas requieren trabajar con cautela y con paciencia, protegiendo nuestra zona lumbar y cervical y comenzando a trabajar las 12 vertebras dorsales de la espalda alta. Podemos encontrarnos en este grupo a Salabhasana – la langosta, Ustrasana – el camello, Urdhva Dhanurasana – el puente, Anjaneyasana – luna creciente e incluso Natarajasana – postura de la bailarina.

Posturas de yoga de torsiones

Además de trabajar activamente nuestro tercer chakra, las torsiones estimulan y tonifican los órganos internos, específicamente los riñones. Son la mano derecha de las aperturas de pecho, ya que centran, alinean y abren nuestros hombros y parte superior de la espalda. Mientras más profunda es la torsión, más nos exprimimos y más soltamos nuestras tensiones emocionales. Posturas como Marichyasana C y D, Ardha Matsyendrasana nos aportan estos beneficios.

Posturas de yoga de flexión hacia adelante

Las flexiones hacia adelante, relacionadas generalmente con posturas en el suelo, son series de asanas calmadas que nos permiten flexionarnos hacia nosotros mismos, permitirnos una reflexión interna, nutrirnos desde nuestra entrega. Paschimottanasana y Balasana precisamente nos ayudan a crear el espacio con nuestro cuerpo para regalarnos este espacio de conexión, donde detenemos el dinamismo y nos observamos. Son excelentes posturas para permanecer en ellas por unos cuantos minutos.

Posturas de yoga invertidas

¡Cuando nos ponemos de cabeza el mundo gira con nosotros! Invertimos el flujo sanguíneo, nuestra mente se aclara y, estamos completamente en el momento presente. Personalmente considero a este grupo de posturas de yoga como las más meditativas. Encabezadas por Salamba Sirsasana – (como hacer parada de cabeza), Pincha mayurasana – parada sobre antebrazos y Adho Mukha Vrksasana – parada de manos, son asanas en donde activamos el séptimo centro energético y emocionalmente nos abrimos a la fe, a la certeza de que si caigo, ¡no pasa nada!

Posturas de yoga de descanso y meditación

Savasana, nuestra postura de reintegración después de la práctica de asanas y pranayama. Los músculos permanecen relajados, así como nuestros pensamientos y el flujo respiratorio. Solo debemos observar lo que ocurre en nuestro cuerpo, con nosotros, y quedarnos viendo como fluyen y florecen nuestras emociones tras toda la meditación en movimiento.

Poco a poco iremos explorando cada asana en detalle, pero por ahora, como decía otro de mis grandes maestros en este camino, Krishna, lee tan solo un poco y, eso poco que entiendas, ¡aplícalo dentro y fuera de tu esterilla!

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Óscar Albánez Marrero .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Web Empresa https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.