Relación entre yoga y meditación, practica yoga antes de sentarte a meditar

Yoga en Málaga » Cómo hacer yoga » Relación entre yoga y meditación

 

Para nadie es un secreto que existe una relación entre yoga y meditación. Hoy te quiero compartir una razón de peso por la que yo veo esta maravillosa conexión. Si no lo has hecho antes, practica yoga antes de sentarte a meditar y entenderás de qué te estoy hablando.

Está claro que la acción de sentarse a meditar ayuda en muchos sentidos. ¡Reducir el parloteo incesante de la mente, puede que sea uno de sus beneficios principales!

Ahora bien, ¿no te pasa que cuando te sientas a meditar, ocurre muchas veces lo contrario…?

Aparecen nuevas voces -pensamientos, culpas o preocupaciones- en la conversación. ¡Más volumen y ruidos!

Si esto te ocurre con frecuencia, como es mi caso, te recomiendo que pruebes hacer una clase de yoga antes de sentarte a meditar.

Y, a continuación, te comparto mi experiencia…

Hace más o menos un año, tuve la oportunidad de hacer un voluntariado en una granja cerca de Cork, en Irlanda. Aunque mi objetivo era «aprender inglés», no fue precisamente lo que más aprendí. Además de que el «inglés irlandés» es sumamente cerrado, ¡estaba rodeado de vacas.. 😐!

Bueno, a lo que vamos.

Allí, tuve el privilegio de trabajar en el campo. Digo privilegio, porque, de no haber salido de la ciudad, no hubiese comprendido el porqué tantos maestros ilustran sus enseñanzas con imágenes de la naturaleza. Una de esas enseñanzas, por ejemplo, viene de Salomón, cuando dice: el que labra su tierra se saciará de pan, más el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza… ¡Wao.. 😯!

Ciertamente, trabajando en actividades agrícolas, en aquella granja, tuve que labrar (remover la tierra varias veces), antes de ponerme a sembrar, o recoger la cosecha. Una ardua y fatigosa labor, pero necesaria.

Mi más grande aprendizaje.

De otra forma, si no prestaba la debida atención al cuidado de la tierra, hubiese preparado un terreno apto para cualquier tipo de maleza… Planta silvestre que crece y se alimenta a partir de los nutrientes que proporciona otra… Lo cual hubiese afectado, claramente, el desarrollo natural de cualquier posibilidad de vida…

Ensuciarme las manos de barro, y unas cuantas gotas en la frente, me sirvieron para ser testigo de la profunda sabiduría que se esconde tras aquella simple frase del antiguo testamento. Y, sobre todo, para darme cuenta de la conexión que existe, entre dicha revelación, y la relación entre yoga y meditación. Y es que la tierra a la que se refiere Salomón, ¡somos nosotros mismos.. 😍!

Ahora bien, ¿cómo se digiere esto?

El yoga, tal como lo entendemos hoy, se puede interpretar como el resultado de arar, a través de un conjunto de asanas (posturas físicas), cada parte de nuestro organismo. Al practicar yoga, el prana (energía vital), normalmente concentrado en la mente, se redistribuye por todo nuestro cuerpo. Permitiendo que nos vayamos acercando -a través de una práctica constante y disciplinada- a un punto de mayor equilibrio emocional (físico y mental). Y, en consecuencia, a un punto de mayor fertilidad espiritual.

El cuerpo humano se asemeja a la tierra que hemos de prestar atención. Y las voces que cuchichean dentro de nosotros, maleza que se lleva, en forma de contracciones, problemas de espalda o falta de flexibilidad, gran parte de nuestras emociones.

Hoy, gracias a mi experiencia en el campo, comprendo cómo hacer yoga desde este punto de vista: la necesidad de labrar mi cuerpo.

Esta es una forma extraordinaria y sencilla de trabajar en mis profundidades, antes de meditar. De remover, poco a poco, esos pensamientos que aturden… Así esto duela en algunas posturas. ¡Sobre todo, si duele!

En palabras de Yogananda Paramahansa, el yoga es un proceso simple consistente en invertir el flujo de la energía y la conciencia que de ordinario se encauza hacia el exterior.

Esta es mi experiencia… Practica yoga antes de sentarte a meditar, y el parloteo irá cesando. Ya que, tu energía, fluirá más allá de la mente. Y cuando te sientes, empezarás a producir en abundancia y desde la raíz ❤.

La cosecha es grande, pero pocos son los obreros.