Empleando la técnica Ujjayi, cómo aprender a respirar en yoga

Yoga en Málaga » Cómo hacer yoga » cómo aprender a respirar en yoga

 

Antes de ponerme a hablar concretamente sobre cómo aprender a respirar en yoga, es necesario conocer primero por qué es importante respirar de forma correcta en esta disciplina.

El yoga es la práctica de silenciar la mente. Esta frase, tan simple y tan real, fue dicha por primera vez por Patanjali, quien ya conocen por otras publicaciones. Una frase que suena lógica, aunque, al mismo tiempo, un tanto inaccesible… ¿Silenciar la mente? ¿Será esto posible?

Puede que sea un camino difícil al principio porque no estamos acostumbrados, pero necesario. Así que mientras antes comencemos a dar pasitos, ¡mejor! Y ese primer pasito para silenciar la mente, es la respiración. Así de simple.

La respiración en el yoga es asociada con la palabra en sánscrito pranayama. Entendiendo esta, específicamente, como la extensión de la energía vital. Dicha energía, se mueve constantemente por todo nuestro cuerpo, y constituye ese vehículo imprescindible entre el cuerpo físico y el cuerpo mental. La respiración no busca más que conectar ambos cuerpos energéticos (mental y físico) durante una práctica de yoga… ¡Allí radica su importancia!

Cuando estás atento a tu respiración, cuando te enfocas en cada inhalación y en cada exhalación, tu mente comienza a centrarse, y éste es el único requisito necesario para que comiences a afinar la atención y lleves los sentidos hacia adentro. Este pequeño acto, te lleva a estar completamente presente en tu esterilla. Mi maestro en la India, Krishna, decía que nuestra única labor como yoguis o yoguinis en formación es observar nuestra respiración antes de la práctica de asanas, que sin duda alguna, las mejores experiencias en la meditación nacen de este acto tan aparentemente insignificante (ver post Relación entre yoga y meditación).

Ahora que entendemos un poco la importancia de cómo hacer yoga a partir de la respiración, voy a aprovechar para introducir la respiración ujjayi o respiración victoriosa: la técnica comúnmente utilizada durante nuestra práctica de asanas. Técnica que responde a la pregunta de cómo aprender a respirar en yoga.

La respiración victoriosa, lleva su nombre, ya que, como venimos conversando, indica la victoria de la mente sobre nuestra desconcentración. Es una respiración que se centra en tres (3) características fundacionales:

  • Es una respiración en donde siempre se inhala y exhala por la nariz. Tratamos de centrarnos en prolongar nuestras inhalaciones y exhalaciones lo más posible para calmar el sistema nervioso y calmar nuestras pulsaciones.
  • Es una respiración diafragmática. Tratamos de que el aire llegue a la zona baja de nuestros pulmones para aumentar poco a poco la capacidad respiratoria.
  • Es una respiración sonora. Tratamos de contraer ligeramente la garganta – la epiglotis – al inhalar y al exhalar, generando un sonido similar a las olas del mar que se origina en nuestra garganta.

Todos estos componentes, en conjunto, nos ayudan a no solo centrarnos en el acto de inhalar y exhalar, sino, además, en escuchar la respiración y, de esta manera, poder movernos más fácilmente a su ritmo. Podemos iniciar practicando esta respiración acostados sobre nuestra esterilla o en una postura cómoda de piernas cruzadas. Luego, paulatinamente con la práctica, y sintiéndonos más cómodos con esta respiración, buscamos incorporarla a toda nuestra práctica de asanas o posturas.

Por último, recuerda que yoga va mucho más allá de los ejercicios que realizas con tu cuerpo físico. Al incorporar tu atención a la respiración yóguica, lentamente, empiezas a colorear la práctica con nuevas tonalidades.

Ya sabes cómo aprender a respirar en yoga. Ahora… ¡A practicar 🤸!