Qué son los Chakras en yoga, una aproximación inicial

Yoga en Málaga » Beneficios del yoga » Qué son los chakras en yoga

 

Introducción

Antes de ponerme a escribir acerca de qué son los chakras en yoga, creo conveniente comentarte antes, desde mi experiencia, qué no son.

Nunca he podido creer en algo que no experimento en carne propia. Por lo que aquí no vengo a hablarte de astros, ni cartas, ni nada que te hayan contado en un programa de televisión, o hayas leído en un libro de autoayuda acerca del tema. De todo corazón, no es mi intención menospreciar o deslegitimar este tipo de prácticas. Simplemente, confieso que nunca he podido conectarme por ahí.

Qué son los chakras en yoga

Voy al grano.

Los Chakras no son nada exterior a ti. Ni están más allá de las nubes… Nada esotérico, ni abstracto.

Entonces, ¿qué son?

Lo primero, si empecé diciendo que no creo en nada que no experimente en carne propia, estoy obligado a revelarte que los Chakras son manifestaciones reales que puedes sentir en tu propia vida.

Una verdad interior, con sus propias leyes naturales.

En otras palabras, los Chakras, son una ciencia… Una ciencia milenaria revelada y comprobada, a través de muchos maestros, por la experiencia humana.

Los seres humanos somos capaces de experimentar diferentes niveles de energía, empezando por el más evidente de todos que se encuentra en el plano físico. Por ejemplo, nadie duda de la energía que suministra un buen plato de proteínas, o el calor que generamos cuando corremos. Pero hay muchos más niveles. Y todos ellos son denominados como Chakras. En sánscrito, literalmente, ruedas o discos.

Aunque aclaro que no soy un experto en la materia, ni estoy en la capacidad de exponer científicamente el asunto. Solo quiero compartirte, de una forma simple, un conocimiento ancestral… Como lo veo, y lo siento.

Partiendo de esto, acabo de decirte que los seres humanos somos capaces de experimentar diferentes niveles de energía, y que en el plano físico se encuentra el más evidente de todos. Ahora bien, existen otros planos de energía… Estadios más sutiles de consciencia. Tales como el mental (en qué pensamos) o el emocional (cómo nos sentimos)… A los cuales solo podemos acceder de forma consciente (tener cierto control), si logramos equilibrar nuestros primeros centros energéticos en el plano físico.

Pero, ¿cómo hacemos esto?

Y para responder a esta pregunta, voy a tratar de dibujar una metáfora bastante común acerca de los Chakras…

La vida se asemeja a un río formado por siete caídas de agua (Chakras). Las cuales se comunican entre sí a través de estrechos canales de energía que permiten la circulación y el desarrollo pleno de todo cuanto constituye el arroyo. Sin embargo, del mundo exterior, suelen caer objetos que bloquean dichos canales, afectando el flujo de agua y dividiendo el río en partes separadas.

El río, como tal, pierde su equilibrio. Y sus partes, aisladas entre sí, se vuelven estanques… Que a duras penas, debido a la falta o exceso de corriente entre ellos, sobreviven.

Cómo empezar a trabajarlos

Los estanques son los Chakras desequilibrados, y ellos definen la manera parcial cómo vemos y sentimos la vida.

Estos se ubican a lo largo de toda la columna vertebral; empezando por los más básicos, relacionados con el plano físico y ubicados en la parte baja de la columna. Es allí, en los primeros centros energéticos, donde la mayoría de nosotros invertimos casi todos los esfuerzos. Lo que se traduce, lógicamente, en cansancio físico. Al mismo tiempo, al no llegar suficiente energía a los niveles mental y emocional, podemos caer en confusiones y/o en depresiones.

Basta con mirar un poco a nuestro alrededor y nos daremos cuenta de que no somos pocos los que vivimos en mayor o menor medida presos de esta situación.

Con todo, ¿por qué parece que estamos atrapados en el plano físico?

Supongo que has experimentado, al igual que yo, el dolor de no sentirte querido, de ser traicionado y/o, no menos importante, de la indiferencia… Estas son piedritas desagradables que cayeron, en algún momento de nuestras vidas, y se incrustaron en alguna parte dentro de nosotros… Y, continuando con la imagen del río, afectaron el flujo natural de agua que corría por nuestra columna hacia niveles más sutiles y elevados de consciencia.

Ahora bien, no todo termina aquí 😅. El agua estancada en nuestro interior, realmente, es aire… Falta de oxígeno fresco, y/o exceso de aire contaminado.

Esta es la respuesta que estábamos buscando… Y presento al yoga, una vez más, como la salida.

Cuando inhalas profundo, ingresa energía renovada que busca reabrir espacio entre los Chakras de tu columna y, así, por todo tu cuerpo. Y al exhalar, liberas, de a poco, y por el mismo curso de agua, todas esas piedritas que te impiden volver a fluir más allá de lo físico.

Este es el primer paso cuando hacemos yoga.

Respirar con consciencia 🍃.

Y en el proceso, nos sentimos más vigorosos, a la vez que vamos desbloqueando niveles más sutiles y elevados de energía. Lo que aclara nuestros pensamientos y permite que nos reconectemos con el río interior de la vida.

Es por esto que en una clase de yoga de Ágape Yoga Málaga, siempre tratamos de hacer énfasis en la respiración. Al mismo tiempo que buscamos recordar que solo logramos hacer bien una postura, cuando somos capaces de respirar de manera consciente en ella (ver post Cómo aprender a respirar en yoga).

Conclusión

¿Qué son los chakras en yoga? Son una ciencia sobre los centros de energía del cuerpo humano y la respiración consciente es el primer paso para empezar a trabajarlos… Expandir tu arroyo cada vez que inhalas energía vital (prana), y drenar las impurezas de tu cuerpo a través de una exhalación larga y completa.

El ser humano es un arco iris, tiene los siete colores a la vez. Esta es su belleza, aunque también es su problema. El ser humano tiene múltiples facetas, múltiples dimensiones. Su ser no es simple sino de una gran complejidad. Y de esa complejidad surge la armonía que llamamos Dios.

Osho

Ver tablas chakras y yoga.